Alumnos con trastornos de la comunicación

Alumnos con trastornos de la comunicación

1. Introducción

Son niños que no utilizan el lenguaje como sus compañeros, por tanto son percibidos como “diferentes”. Hacen grandes esfuerzos por aprender pero sus esfuerzos para comunicar contrastan con los que realizan sus compañeros. Alrededor del 2º curso de Educación Primaria sus compañeros de clase comienzan a ridiculizarlos.

Además, estos niños pueden presentar dificultades en materias académicas como la lectura y escritura. Por todo esto la escuela puede convertirse en una experiencia frustrante.

 2. Definiciones Psicopedagógicas

Según define Owens el lenguaje es un código compartido para representar conceptos a través de símbolos arbitrarios y reglas que gobiernan las combinaciones de dichos símbolos. El habla es la representación verbal del lenguaje como la escritura lo es de la representación gráfica.

 3. La formación del lenguaje

a)     Fonología. Un sistema propio de sonidos conocidos como fonemas, que contrastan entre sí. Los trastornos fonológicos se describen como trastornos de la articulación.

b)     Morfología. Son las unidades más pequeñas del lenguaje. Existen dos tipos de morfemas: aquellos denominados “libres” que pueden existir por sí solos como palabras, y los morfemas compuestos como son los prefijos y los sufijos.

c)     Sintaxis. Unir palabras para formar frases. Implica el conocimiento del orden de las palabras, la morfología y el significado de las palabras.

d)     Semántica. El significado de las palabras y de los morfemas así como el significado de la combinación de las palabras.

e)     Pragmatismo. Reglas que el que habla tiene que respetar para comunicar en un contexto social; y habilidad para utilizar el lenguaje en unidades mayores que la sola frase.

f)     Comprensión y producción. En la comprensión el receptor es capaz de comprender lo que dice el emisor. En la producción los sujetos hablantes pueden formular y producir lenguaje. Los niños suelen comprender antes de ser capaces de hablar.

g)     Etiología. Los TCom pueden estar asociados a RM, a pérdidas auditivas, a ciertas formas de trastornos emocionales, a tipos de disfunción cerebral mínima y al deterioro progresivo del cerebro.

4. Trastornos del habla

Comprenden la producción defectuosa de sonidos y el sistema de sonidos en sí mismo. Los trastornos son de tres tipos: voz, problemas de articulación y fluidez. Todos implican mecanismos en la producción del habla.

a)     Voz. Hace referencia a las dimensiones de la producción del sonido: tono, sonoridad, resonancia, calidad de la voz, y duración. Para producir una voz con sonido normal se necesita coordinar la entrada de aire en los pulmones, la vibración de las cuerdas vocales y las dos cámaras de resonancia. Las dificultades pueden surgir en cualquiera de estas áreas, siendo las más comunes las de la laringe y la de las cámaras de resonancia. Las dificultades también pueden ser también el resultado de la respiración inadecuada.

b)     Ronquera. Problemas que aparecen en la laringe. El trastorno de la voz más común en los niños es la ronquera crónica que persiste sin ningún signo de infección. La etiología más frecuente es el abuso vocal.

c)     Tono. Relacionado con los cambios hormonales que producen una mayor laringe en los hombres, lo que puede ocasionar tonos más bajos.

d)     Resonancia. Provienen de las fosas nasales.

e)     Articulación. Algunos niños sustituyen un sonido por otro, distorsionan u omiten un sonido. Los déficits son de cuatro tipos: omisión de un sonido; sustitución de un sonido por otro; distorsión de un sonido; y adición de un sonido. Los niños aprenden a pronunciar los sonidos a medida que aprenden a hablar y hasta los 6 a los 8 años no pronuncian bien todos los sonidos del lenguaje oral.

f)     Fluidez del habla (disfemia). Conocido comúnmente como tartamudez. Se caracteriza por la repetición o prolongación de sonidos, palabras o frases; grandes pausas, conductas de agitación, muecas faciales, parpadeo de los ojos y otros movimientos corporales extraños que acompañan los esfuerzos que hacen para hablar. Curiosamente no tartamudean ni cuando cantan ni cuando hablan con animales o niños pequeños. En cuanto a la etiología no existe consenso aunque se propone una multi-etiología: problemas orgánicos, diferencias psicológicas, dificultades lingüísticas y aprendizajes inadecuados.

  • Lineamientos de intervención del profesor de aula.

-Concéntrese en lo que se dice y no en los problemas para decirlo.

-Asigne al alumno alguna responsabilidad en el aula.

-Establecer una rutina regular.

-No deje que el alumno use el tartamudeo como pretexto para evitar una actividad.

-No permita que los alumnos se burlen del tartamudeo.

g)     Mutismo selectivo. Ausencia total y persistente del lenguaje en determinadas circunstancias o ante determinadas personas.

h)     Dislexia. Inversiones, rotaciones, confusiones con las sílabas, disasociaciones y trastornos en el esquema corporal.

 5. Prevalencia de los TCom

Se dan diferencias según las edades: el porcentaje de niños con problemas es mayor en los niveles pre-escolares y los primeros cursos de primaria, descendiendo al final de la primaria.

 6. Prevención de los TCom

La ASHA define tres niveles de prevención:

  1. 1.       Prevención primaria. Eliminación o inhibición en el inicio o desarrollo de un trastorno.
  2. 2.      Prevención secundaria. Detección temprana y tratamiento del trastorno de comunicación. La identificación temprana puede conducir a la eliminación del trastorno o a retrasar el avance del mismo.
  3. 3.      Prevención terciaria. Reducción de una discapacidad intentando restaurar el funcionamiento efectivo.

7. Modelos psicológicos de evaluación o diagnóstico

Para determinar el nivel de habilidades lingüísticas de un niño se evalúan sus capacidades intelectuales verbales y no verbales.

El Test Nebraska de Aptitudes es un test que contiene doce subpruebas con instrucciones para la aplicación pantomímica a niños y adolescentes sordos e instrucciones verbales para niños y adolescentes oyentes. Las respuestas son no verbales y requieren la elección de varias alternativas o una respuesta motora.

La Escala Leiter Internacional de Ejecución. Una escala no verbal que se utiliza con niños que presentan dificultades verbales. Contiene un total de sesenta reactivos. Mide la discriminación, generalización, ordenamiento en secuencias, analogías y completar patrones.

Las destrezas lingüísticas se evalúan en un formato de producción y comprensión. Las tareas de producción consisten en ítems que requieren que el niño nombre o describa algo. Las tareas de comprensión requieren que el niño procese el lenguaje y responda de forma no verbal.

La evaluación completa responde a los siguientes propósitos:

 i.      Describir los tipos de trastorno del habla.
ii.      Identificar los posibles factores causales.
iii.      Identificar los factores relevantes que pueden influir en la intervención.

Dicha evaluación sitúa el énfasis tanto en lo formal como en lo informal. La evaluación formal genera puntajes numéricos que pueden ser comparados con otros puntajes.

Por otra parte la evaluación informal se adapta a las competencias del niño a evaluar. Algunas de estas técnicas son el uso espontáneo del lenguaje y el juego con muñecos. Para niños más mayores el lenguaje escrito y relatar historias.

Antes de llegar a establecer un diagnóstico de trastorno en la comunicación se debe comparar los datos obtenidos en la evaluación con los del maestro y con los datos obtenidos de sus padres.

8. Modelos psicológicos de intervención

En las escuelas públicas el psicólogos escolar y el logopeda son los responsables de la evaluación y diseño de un programa instruccional de intervención. Realizada la evaluación se determina qué servicios necesita el niño. Las diferentes opciones disponibles son:

1.       Programa de asesoría. Servicio indirecto al alumno asesorando a los maestros y padres.
2.      Programa itinerante. El profesional es asignado a más escuelas a las que ofrecerá sus servicios programados en el tiempo.
3.      Programa de aula recurso. El profesional recibe a los niños en un aula cuando se da un alto porcentaje de trastornos en la comunicación. Estas aulas están diseñadas para alumno con trastornos severo en la comunicación. Los alumnos en pequeño grupo pasan la mayor parte del tiempo fuera del aula de integración con el profesional del aula recurso siendo el maestro de esta aula e responsable de su instrucción.
4.      Programa de aula autosuficiente. Los niños se encuentran en una misma aula en la que se desarrolla el abordaje del desarrollo de sus destrezas de habla y lenguaje con atención paralela a sus aprendizajes académicos.

Conviene recordar que un programa eficaz depende de la colaboración que se establezca entre el maestro de aula, el profesor de apoyo y el logopeda. La colaboración se inicia con la identificación del problema y el establecimiento de objetivos, y continúa durante el transcurso de la terapia. La colaboración se refuerza cuando el terapeuta visita el aula y el maestro las sesiones de terapia del lenguaje.

Fuente:   Castanedo, C. “Bases Psicopedagógicas de la Educación Especial. Evaluación e intervención”. Ed CCS, Madrid (2006)

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: